praia as ilhas

Aquí y también enfrente: As Ilhas de São Sebastião

Al regreso de nuestro paseo por la Rota Caiçara nos tomamos un rato para el almuerzo, y la oportunidad de seguir la charla con la gente amiga, nos recomendaron llevar repelente para mosquitos como buena medida para el siguiente paseo: «As Ilhas» con una nueva salida al mar y el esperado chapuzón en el mar de São Sebastião.

Dos momentos previos a As Ilhas

Para contarte el viaje a As Ilhas debo remontarme a dos momentos anteriores a este viaje a Brasil, el primero durante el año 2018, mis grandes colegas Miguel Ledhesma, Eliane de Zouza y Ziomar Santos me contaban en un congreso de la OMPT celebrado en Puerto iguazú que iban a realizar una edición en una ciudad muy bella llamada São Sebastião, recuerdo intercambiar charlas y videos de este destino con mucha expectativa ¡muchísima emoción! y luego vino la pausa mundial por la pandemia que nos hizo estar tan separados y aislados, en 2020 y con los pasajes listos tuvimos que resignar el viaje.

El segundo momento se dió luego de pasar unos días soñados en mi querida Costa Rica, paseando por el Caribe y el Pacífico, así como también las increíbles islas de Bocas del Toro en Panamá, cuando tenía que volver a Buenos Aires, en plena escala en el Aeropuerto Tocumen, Ziomar me alentaba a prepararme para el congreso, lo cual era una muy linda promesa para seguir conociendo playas e islas.

La alegría de volver a vernos

Como te conté en el relato del congreso, este viaje traía la alegría de reencontrarnos con gente muy apreciada, porque podemos tener muchos encuentros en zoom o meet, pero la buena vibra en persona es otra cosa.

Con estas motivaciones al fin iba a conocer en persona las islas que ví tantas veces en los flyers promocionales del evento, y para mí, lo más representativo de esta ocasión.

– Equipo a embarcar! Vuelven a llamarnos de Maresías Tour para embarcar por segunda vez en el día, esta vez sí para conocer «As Ilhas» y nos disponemos a abordar, la emoción es tal que casi nos olvidamos a algunas personas en el muelle, pero estamos atentos a todo y nos aseguramos de esperarlas y zarpar.

Miro el cielo cubierto, está nublado pero dicen los que saben, que es la mejor iluminación para las fotos ¿será que también es la mejor luz para este momento tan esperado? Siempre me gustaron los días nublados y de lluvia, pues bien, tomemos eso como un buen escenario para un gran día.

De nuevo me pongo en modo grabación para no perderme nada de este día. La lancha avanza veloz y llegamos a la primer parada Ilha dos Gatos, un refugio ideal para mirar a la costa del lado de enfrente y junto con eso, como diríamos en Coaching, cambiar nuestro observador, así como vemos tierra firme podemos ver nuestra vida desde otro punto y quizás, sólo quizás, algunas cosas puedan ser resueltas, sanadas, soltadas.

La velocidad de la lancha, las olas y la alegría del grupo hacen que la travesía se pase muy rápidamente, llegamos a la Ilha das Couves, nueva parada para contemplarla e imaginar cómo sería vivir allí, debe ser un pensamiento muy recurrente para la mayoría cuando estamos frente a una isla ¿Verdad?

Muchos en el grupo vienen de regiones cálidas por lo cual tienen frío, los que llegamos desde Argentina les comentamos que así puede ser un día de verano en nuestra Costa Atlántica, por eso cuando llegamos a la playa de Las Ilhas estamos decididos a tirarnos de cabeza al agua, no vamos a pasar por Brasil sin entrar al agua, claro que no, aún cuando estamos en invierno.

As Ilhas en realidad es una sola isla, llamada de esa manera por su apariencia, desde lejos parecen dos, están unidas por una extensión que forma una playa ideal para entrar al mar (cualquier día del año).

Llegamos y ni bien bajamos de la lancha sin pensar en nada corro al agua plateada de este maravilloso día, para la mayoría está fría, para nosotros está al nivel de Villa Gesell o San Bernardo, así que en un segundo estamos dentro del mar.

 

 

Aquí y también enfrente

Siguiendo la premisa de vivir los viajes con propósito, y con la posibilidad que me da navegar entre islas, ver tierra firme desde el lado de enfrente, como si cruzáramos una calle, me pregunto si alguna vez tuviéramos la posibilidad de mirarnos desde afuera ¿qué veríamos? el tablero en su totalidad, o quizás las cosas buenas que no vemos en el día a día, tapadas por las curvas de los caminos, o también con la visión en primera persona, haciendo foco en lo mismo una y otra vez, puede que nos perdamos de mucho.

Después de un chapuzón que duró más de lo previsto dado el entusiasmo de los expedicionarios, y luego de abordar nuevamente en la lancha, nos dirigimos en un mar un poco más correntoso rumbo a tierra firme. Se concretó el sueño de estar en esa playa, otro motivo para decirme a mi mismo que me siento bendecido realmente por esta oportunidad.

Entonces… ¿será que si miramos desde el lado de enfrente las cosas se vean más simples? o quizás al alejarnos un poco veamos que las distancias entre nosotros no son tan lejanas.

Al menos por esta vez… me quedo con esa idea.

 

Hernán Couste

 

 

Sobre As Ilhas: se encuentran a unos 1,5 km de la Playa de Barra do Sahy, en la Costa Sur de São Sebastião. Con sus aguas cristalinas reciben viajeros que llegan a ellas en múltiples medios de navegación, desde lanchas hasta kayaks y stand up paddles. Es recomendable realizar esta travesía en días soleados debido a que los vientos, las corrientes y el oleaje pueden entorpecer mucho este trayecto. En un día tranquilo es posible realizar la travesía en 40 minutos aproximadamente.

Info: http://www.turismosaosebastiao.com.br/praias/as-ilhas 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.